13 abril 2014

¡La mejor coca de Palma!


Cuando dijo ‘me apetece coca’ no estaba segura de a qué se refería. ‘La mejor coca de Palma’, concretó. Ella era mi nueva compañera de trabajo. No conocía sus vicios. Era el descanso y tenía hambre. Me guiaba por General Riera. Pronto descubrí la coca a la que se refería. La mejor coca. La de la espiga de oro.




Era un sitio sin pretensiones, lejos de los conceptos refinamiento, glamour y elegancia de las selectas pastelerías del centro. Sin embargo, aquella coca, a 1€ la unidad, grande y sin cortar, resultó ser exquisita. Tenía razón. ¡La mejor coca de Palma!


Al día siguiente, enviciada y con mono, compré varias para dar a probar a mis allegados. Todos estuvieron de acuerdo. Buenísima. La mejor.


Desde entonces, me apetece coca más que nunca. Pero sólo esta. La mejor coca de Palma.